¡Apunten. Disparen. Fuego!

No defiendo a ningún partido político porque todos me parecen lo mismo. Al final, sea PP o PSOE, sea José María Aznar o Felipe González, todos terminan viviendo a costa del personal. 80.000 euros ‘pa’ la saca al año a costa de todos y cada uno de los españoles más lo que les pagan las empresas privadas por sus magníficos currículums. A unos por terrorismo de estado y a otros por llevar países a la guerra. Pero que me desvío, que esta gente no era de lo que yo quería hablar…

El tema es que el otro día agredieron en Murcia al consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz, sobrino (bueno, hijo del primo de su mujer) del presidente de la Región de Murcia, Pedro Luis Varcarcel. Lo de que es ‘sobrino’ no tendría valor  informativo si no fuera porque los agresores armados con un puño americano (y como decía Juan Ramón Lucas esta mañana: ese artilugio se lleva para partir caras) lo asaltaron al grito de: “sobrinísimo”.

Obviamente esta agresión es inadmisible, al igual que es inadmisible cualquier agresión a cualquier ciudadano de este nuestro mundo. Y como es así hay que condenar lo sucedido y a los agresores. Pero también es inadmisible que los populares culpen a los socialistas de lo sucedido. Y quién mejor para culpar y recriminar con cara de haber comido limones que la mano derecha de los desfavorecidos, María Dolores de Cospedal. No sabemos si en esta ocasión también utilizó palestino para la ocasión pero según esta radical señora “el comportamiento virulento” de dirigentes del PSOE murciano ha creado “un clima de alteración social absolutamente impropio de una democracia”. Vamos, que prácticamente, según esta individua y su partido, en Murcia se encuentran al borde de una guerra civil.

Y no es buena esta costumbre que tienen los que habitan en la calle Génova. Ya lo hizo la lideresa, Esperanza Aguirre, cuando el bueno de Hermann Tertsch, según testigos, fue desalojado de un bar de manera poco amable al causar molestias por encontrarse un poco ebrio. Aguirre ni corta ni perezosa culpó al Gran Wyoming al que le cayó una cantidad de palos desde la derecha mediática de tres pares… eso sí que se pudo considerar un linchamiento…

Y así van dejándolas caer como el que no quiere la cosa. La presunción de inocencia para el PP no existe, se la pasan por el forro. Ellos señalan con el dedo. Ellos tiran la piedra y esconden la mano. Ellos son los vengadores del pueblo, el azote de los malvados. Ellos ansían el poder y ya no saben que hacer ni como malmeter para recuperarlo….

Un consejo, aunque yo no soy nadie para darlos pero los doy, a estos señores y señoras que muy posiblemente van a gobernar el país dentro de muy poco: la violencia no desaparece con violencia, la confrontación no se elimina con más confrontación y el miedo no se combate con odio.

About these ads

Acerca de Raúl Bocanegra
Hedonista y Periodista. Blogger. Docente. Adoro las tapitas y la buena cerveza. Hago unas tortillas de patatas tremendas porque le pongo cariño al asunto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: