¿Qué tienen en común Bisbal, Vigalondo, El País y Egipto?

Twitter es genial. Palabra. Llevo poco tiempo como tuitero y cada vez me engancha más. Me parece un gran instrumento para los profesionales de los medios, eso si, usado con responsabilidad y mesura ya que en caso contrario se puede meter la pata a cascoporro. Obviamente también es una plataforma perfecta para políticos, titiriteros, organismos públicos, triunfitos… y toda una amalgama de personas y personajes.

Esto tiene sus pros y sus contras como me ha quedado muy claro a lo largo de esta semana. Tres ejemplos. Los hashtags #turismobisbal, #humorelpais y #egypt, que han sido trending topics (todos siguen siéndolo mientras escribo) durante estos días, sirven para tener muy claro qué hacer y qué no hacer en relación a tu imagen y profesionalidad.

Empecemos con la furia almeriense, NocillaMan, si, @DavidBisbal. El ex de OT soltó: “Nunca se habían visto las pirámides de Egipto tan poco transitadas, ojalá que pronto se acabe la revuelta”. Y se quedó más ancho que largo. Esto supuso una lluvia de tuits de  humor ácido recriminando el comentario del cantante: “Qué gente más rara hay en Chernóbil #turismobisbal”, “Ojalá paren las guerrillas en el Congo, qué pena de selvas… ni un carril bici se puede poner… #turismoBisbal” o “¡Qué muerto está Auschwitz! #turismobisbal”. Y claro, el ricitos se rebotó y contestó: “El insulto es lo único que os queda, bueno y también mucho tiempo libre”.

Conclusión: Bisbal se debería dedicar a sus cosas y ser consciente de que no tiene porqué opinar de lo divino y de lo humano, al igual que muchos otros. Cada uno tiene que ser consciente de sus limitaciones. Chaval, tú, a cantar.

Sigue leyendo, nunca verás este post con tantos turistas!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores

%d personas les gusta esto: