África nunca dejará de llorar

JR Mora

JR Mora

El 23% de los niños españoles sufre obesidad infantil debido a los malos hábitos de alimentación como el abuso de la bollería industrial y el pan. Los niños de entre 10 y 12 años son los que más sufren este problema. El rescate a la banca española costó a las arcas del gobierno más de 15.000 millones de euros salidos directamente del bolsillo de los contribuyentes. Los banqueros españoles ganan anualmente lo que cientos de miles de españoles en décadas. Empresas como Metro de Madrid invierten más de 50 millones de euros en cuatro años en publicidad institucional.

EEUU suma para el ejercicio fiscal de 2012 un total de 728.400 millones de dólares destinados al presupuesto militar  e Israel  se gasta un 7,3% de su PIB en armamento y muerte. China gastó 26.500 millones de dólares en el proyecto de ‘Las Tres Gargantas’. Expertos señalan que EEUU ha podido despilfarrar 11.000 millones de dólares en la última década en proyectos fallidos en Irán y Afganistán. Proyectos de guerra no de paz. Y las grandes potencias europeas, junto a China, EEUU y Rusia no dejan de vender armas a África.

Y pensarán que tienen en común toda esta amalgama de datos carente de sentido entre ellos, ¿no? Pues que en estos momentos África vuelve a morirse de hambre, literalmente, y muchos de los países que la llevaron a la mayor de las miserias (llamémoslos desarrollados) a este continente ahora se reúnen para volver a dar unas migajas de mendicidad a los que oprimieron y machacaron durante décadas.

Leer más de esta entrada

“Lo queremos todo, lo queremos ahora”

Miles de personas se echaron ayer a las calles en más de 50 ciudades de España para decir: DEMOCRACIA REAL YA. Ciudadanos indignados y convocados por otros ciudadanos. Ningún partido político ni ningún sindicato presente en las manifestaciones, un triunfo de la ciudadanía sobre los que nos han llevado a la crisis aunque éstos hayan vuelto a la cabeza hacia otro lado haciendo como que no ha ocurrido nada. Ellos siguen en campaña, insultándose y sin saber lo que siente la gente a la que pretenden (des) gobernar.

La manifestación de Madrid, la más numerosa de todas ellas, convocó hasta 25.000 personas. La gente se fue concentrando en diferentes puntos desde Cibeles hasta Puerta del Sol creando prácticamente una columna humana que apenas se movía. Cuatro generaciones de españoles protestaron juntos aunque algunos medios insistan en la idea de que fueron unas docenas de jóvenes. Cuatro generaciones de españoles les gritaron a la clase política que están cansados de tener que vivir entre la mierda que ellos generan.

Democracia Real Ya en Madrid

Democracia Real Ya en Madrid

Carteles espontáneos comparaban a los políticos de nuestro país con míticos mafiosos como Al Capone. Otros rezaban lemas protesta: “Violencia es cobrar 600 euros”, “No somos mercancía en manos de banqueros”, “PPSOE, no les votes” y un sinfín de ideas que se mezclaban con cánticos como : “dónde están, no se ven CCOO ni UGT” o “no hay pan para tanto chorizo”. Todo esto ocurrió en un auténtico ambiente de fiesta y reivindicación legítima de una ciudadanía hastiada de que la clase política gobierne al servicio de los intereses de las grandes empresas y los bancos.

Otra historia es la cobertura dedicada por los medios de comunicación a la convocatoria. Las televisiones han pasado de puntillas y nuestra televisión pública, a la que hace muy poco defendía por su imparcialidad, se ha lucido aunque Ana Pastor y Juan Ramón Lucas piensen lo contrario. Escasas palabras y menos segundos televisivos. Al parecer, para que una revolución pacífica tenga minutos en los medios españoles tiene que producirse en otro continente y para que se denuncie la manipulación tiene que ocurrir en Cuba. Porque ya sabemos que en China tampoco se denuncia. Eso sí, medios de comunicación de EEUU, Rusia o Francia recogen lo que sucedió… Menuda falta de ética y de profesionalidad.

Leer más de esta entrada

No es por dinero…

Fútbol para todos. JBarcena.

Digo yo que la designación de un país para la celebración de un gran evento deportivo dependerá de muchos factores (económicos, políticos, sociales…) y no sólo del dinero que tengan los habitantes de dicho país. Al menos eso nos había hecho pensar la FIFA hasta ahora, ya que el pasado 2 de diciembre el señor Joseph Blatter, que me imagino que al ser uno de esos personajes que llevan tantos años siendo cabeza de león que se cree un semidiós, designó a Rusia y Qatar para celebrar los mundiales de fútbol de 2018 y 2022 respectivamente.

No es que yo tenga nada contra rusos y qataríes. En absoluto. Esto no tiene nada que ver con que la conjunta Candidatura Ibérica de España y Portugal quedara apartada de la organización de este evento en detrimento de los rusos. Para nada. Me encantan los rusos y los qataríes. Palabra.

Esto tiene más que ver con el hecho de que en dichas designaciones, según se cuenta y se rumorea, se tiene en cuenta el impulso que esta fiesta del deporte da un país. Mirándolo bien a los rusos no les viene nada mal… aunque el capitalismo les está golpeando de frente, por mucho que les pese, el país socialmente aún se encuentra atrasado y este pasito hacia delante les puede venir genial. Seguro que los petrodólares construyen estadios majestuosos en cuestión de meses.

Pero con el tema de Qatar hemos topado. Multimillonarios. Caprichosos. Ostentosos. Petrodólares. Yates de lujo. Hoteles de seis estrellas. Circuitos de F1 en medio del desierto. Esto es lo que se me viene a la cabeza cuando pienso en Qatar. ¿Acaso necesitan un empujón para que el país salga hacia adelante? No.

¿Entonces? Dicen por ahí que todo el mundo tiene derecho a organizar un mundial. También todo el mundo tiene derecho a una vivienda digna y un trabajo y mira como está la cosa. Bueno… digamos que se ha querido dar un impulso social a un país que muy sometido a la religión. El buen samaritano Blatter quiere que se abran a Occidente y por eso les han concedido la organización del Mundial de Fútbol 2022. Pues no!!! Ja!!!

Y para que no quede menor duda de ello va el ‘gasho’ y suelta que “los homosexuales se abstengan de mantener relaciones sexuales en Qatar” mientras un corrillo de lacayos le ríe la gracia al bromista de la clase. Tras esto se queda más ancho que largo y sigue comentando que la FIFA no tolerará discriminación alguna (tirar la piedra y esconder la mano), pero que hay que aceptar las leyes (penas de hasta 5 años por ser homosexual) locales y “expandir el fútbol a nuevos territorios”.

Menos mal que en Sudáfrica no recomendaron a los negros quedarse en casa. Espero que no recomienden a los rusos dejar de mantener actitudes comunistas poco éticas… Y a mi tras esto me han dejado claro que la decisión no es cosa de dinero y que el fútbol no es para maricones.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores

%d personas les gusta esto: