¿Qué tienen en común Bisbal, Vigalondo, El País y Egipto?

Twitter es genial. Palabra. Llevo poco tiempo como tuitero y cada vez me engancha más. Me parece un gran instrumento para los profesionales de los medios, eso si, usado con responsabilidad y mesura ya que en caso contrario se puede meter la pata a cascoporro. Obviamente también es una plataforma perfecta para políticos, titiriteros, organismos públicos, triunfitos… y toda una amalgama de personas y personajes.

Esto tiene sus pros y sus contras como me ha quedado muy claro a lo largo de esta semana. Tres ejemplos. Los hashtags #turismobisbal, #humorelpais y #egypt, que han sido trending topics (todos siguen siéndolo mientras escribo) durante estos días, sirven para tener muy claro qué hacer y qué no hacer en relación a tu imagen y profesionalidad.

Empecemos con la furia almeriense, NocillaMan, si, @DavidBisbal. El ex de OT soltó: “Nunca se habían visto las pirámides de Egipto tan poco transitadas, ojalá que pronto se acabe la revuelta”. Y se quedó más ancho que largo. Esto supuso una lluvia de tuits de  humor ácido recriminando el comentario del cantante: “Qué gente más rara hay en Chernóbil #turismobisbal”, “Ojalá paren las guerrillas en el Congo, qué pena de selvas… ni un carril bici se puede poner… #turismoBisbal” o “¡Qué muerto está Auschwitz! #turismobisbal”. Y claro, el ricitos se rebotó y contestó: “El insulto es lo único que os queda, bueno y también mucho tiempo libre”.

Conclusión: Bisbal se debería dedicar a sus cosas y ser consciente de que no tiene porqué opinar de lo divino y de lo humano, al igual que muchos otros. Cada uno tiene que ser consciente de sus limitaciones. Chaval, tú, a cantar.

Luego tenemos a #HumorElPais, consecuencia de la polémica surgida tras el tuit de @Vigalondo: “Ahora que tengo más de cincuenta mil followers y me he tomado cuatro vinos podré decir mi mensaje: ¡El holocausto fue un montaje!“. Tras este satírico comentario se lía la mundial. Al parecer @el_pais se acojona y el director de cine anuncia su marcha como bloguero del periódico del grupo PRISA. La reacción de Twitter es prácticamente unánime y castiga a ‘El País’. Una marea de chistes malos seguidos del hashtags #HumorElPais inunda la red.

Conclusión: un periódico tan grande debería tener más cojones para defender a sus colaboradores y no dejarse intimidar por los ataques de otros medios. Además, no es ético usar mensajes en redes sociales para crear informaciones de segunda mano (esto va por Pedro J).

Por último tenemos el tema egipcio. Las revueltas que se están llevando a cabo por parte de la ciudadanía egipcia para lograr la democracia tras tres décadas de dictadura son admirables. Twitter y Facebook han sido armas fundamentales en esta revolución pacífica. La dictadura de Mubarak se gastó 90 millones de euros para dejar a todo el país sin internet. Pero el apoyo de la gente a través de las redes sociales ha sido fundamental. Periodistas que informan constantemente a través de Twitter todo lo que pasa y millones de personas mostrando su apoyo incondicional a los egipcios.

Conclusión: este es un claro ejemplo de la enormidad de esta nueva forma de comunicación, al contrario de las dos anteriores. La revolución silenciosa que ha acabado con un dictador en Túnez y que esperemos que haga lo mismo en Egipto.

 

Share

Acerca de Raúl Bocanegra
Hedonista y Periodista. Blogger. Docente. Adoro las tapitas y la buena cerveza. Hago unas tortillas de patatas tremendas porque le pongo cariño al asunto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: