Antes todo esto era retuit…

Me sorprende enormemente todo el revuelo que se ha montado en torno a las nuevas pestañas de Twitter, en especial a la ya famosa #pestañaactividad (que por cierto aparece y desaparece como el Guadiana) que se ha llevado varios días en lo más alto de los TT recibiendo todo tipo de críticas. Obviamente el usuario puede criticar lo que le dé la gana, pero es que los señores de Twitter no han hecho nada del otro mundo, solo hacer la red un poco más social con funciones que ya tenían algunos de sus clientes como Tweetdeck.

Pero lo que más me sorpende es ver artículos publicados por periodistas ‘especializados’ en la materia que también lo critican sin mucha solidez como este de el diario ‘El Mundo‘ titulado “#PestañaActividad: Twitter se complica sin necesidad” y que abre con una afirmación excesiva para mi gusto como la siguiente: “A veces un exceso de ganas por mejorar cosas que funcionan puede dar al traste con un buen producto por complicarlo mucho o cambiarlo demasiado a menudo” o “querer hacer demasiado puede ser, en dichos casos, más contraproducente que apropiado”. Pues sinceramente no creo que a los chavales de Mountain View les vaya mal del todo.

Realmente la única novedad ‘real’ que ha incorporado Twitter con las nuevas pestañas es la posibilidad de poder ver a quién comienza a seguir la gente a la que tú seguías, algo que no está nada mal porque te puede dar pistas sobre perfiles interesantes. Ésto ha recibido críticas por temas de privacidad. Tampoco creo que haya ningún problema. Antes también podías ver a conexiones entre los usuarios y si tenías más interés pues con meterte en su perfil era suficiente. Si eso no basta siempre te queda protegerte de los intrusos. Algo que en la red del pajarito no tiene mucho sentido.

Leer más de esta entrada

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: