Una nueva oportunidad para el conflicto vasco

Sortu. Puede traducirse al castellano como crear o nacer, sino tengo mal entendido. Ese es el nuevo nombre que la izquierda abertzale ha elegido para volver a la vida pública y política de Euskadi. Obviamente todo el mundo esperaba las siguientes palabras: “Pues bien la intensidad del rechazo a toda violencia que se recoge en los estatutos sin equívocos ni circunloquios, respecto a la organización ETA, ha de bastar para desvanecer cualquier presunción de connivencia con ella”, afirmó ayer el abogado Iñigo Iruin ante unas 300 personas.

Obviamente lo histórico de este acto no dejó mucho tiempo para que empezaran a aflorar reacciones. Y nadie se salió del guión establecido. Desde el Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, realizaba una invitación a la precaución y a la mesura. Actitud muy propia del que podría ser el sustituto de Zapatero en las próximas elecciones generales. Obviamente el PP con María Dolores de Cospedal (pero qué radical que es esta mujer) se negó en rotundo. Estos de la gaviota son como el windows, ‘NO A TODO‘. Y por su parte el líder de los nacionalistas vascos, Iñigo Urkullu, abogó por la legalización del nuevo partido si cumple con todas las reglas del juego democrático. Este hecho lo tendrán que dictaminar los jueces y tendrán que dejar claro que existe una separación real de poderes en este nuestro país.

Leer más de esta entrada

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: