Ciudadanos de segunda

No me ha sorprendido en absoluto el resultado de las elecciones generales celebradas ayer. El castigo de la ciudadanía al PSOE era más que previsible, al igual que la mayoría absoluta que obtuvo el Partido Popular. Alfredo Pérez Rubalcaba ha tenido que cargar con la pesada herencia de su propio gobierno y la negativa de su partido a la regeneración interna. Mariano Rajoy solo ha tenido que verlas venir y ha hecho bueno el dicho de a la tercera va la vencida. Y sin sudar ni una gota a lo largo de esta última legislatura ha obtenido los mejores resultados en unas elecciones para su partido. Ver para creer.

Por otro lado tenemos el paradigmático caso de CiU, la fuerza más votada en Cataluña. Ni la radicalización del discurso del ‘amable’ Duran i Lleida, ni los recortes llevados a cabo por el ejecutivo de Artur Mas, han hecho que esta formación haya perdido votos. Esto es digno de estudio. También es reseñable que Amaiur haya entrado en el congreso con siete escaños superando al PNV. Ambos casos nos están diciendo algo sobre lo que ocurre en Cataluña y Euskadi. El que quiera verlo que lo vea. Habrá gente que mire hacia otro lado.

Entre los grandes triunfadores de la noche se encuentran Izquierda Unida, que ha pasado de dos a 11 escaños, y UPyD que se ha consolidado con cinco escaños. En ambos casos ha existido un gran caudal de votos de ciudadanos desencantados con el PSOE que han decidido dar su apoyo a estos partidos. Tampoco hay que dejar de señalar la presencia que tendrán en el congreso el partido de Álvarez Cascos y el de Utxue Barkos.

JR Mora

JR Mora

Leer más de esta entrada

Anuncios

El principio del fin de ETA

Puede que no sea el final que muchos esperaban, pero es el final. Nadie pretende olvidar pero tampoco se puede mirar al futuro como si el 20 de octubre no hubiera pasado nada. Muchas generaciones no han conocido a su país sin terrorismo. Sin bombas, sin tiros en la nuca, sin amenazas, sin escoltas… Sin miedo. Ahora, las próximas, solo sabrán de ETA por los libros de historia y por lo que le contemos sus mayores.

Cierto es que queda un largo camino por recorrer. Cierto es que a todos nos hubiera gustado escuchar a esos encapuchados pedir perdón y verlos entregar las armas. Pero también es cierto que han fracasado porque esa parte de la sociedad vasca que los apoyaba ha dejado de creer en ellos. Ahora la unidad de los demócratas debe hacer el resto, no será fácil pero la parte más dura del camino ya ha sido recorrida.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: