Perdón que no me levante, pero estoy mejor sentao…

Antes de empezar que conste que no vi el ‘Salvados‘ de ayer. Voy a opinar del tema a lo loco ya que me sorprendió la reacción de la red tras la entrevista que Jordi Évole realizó al hijo de la terrateniente octogenaria, al señorito. Bajo el hashtag #cosechandosubvenciones la gente clamaba al cielo por las respuestas del amo de la finca. Lo más sorprendente fue ver a muchos andaluces hechos basiliscos por lo que éste decía.

No digo que no sea para indignarse pero tampoco lo es para sorprenderse. El vástago de la señora de Alfonso Díez está educado en unos valores acordes a la tradición familiar. Su madre le enseñó que los agricultores son “delincuentes, gentuza y cuatro locos”. Que da igual que sus espaldas reventadas hayan mantenido su nivel de vida. Que da igual que las tierras baldías de su familia generen retraso y pobreza en Andalucía. La tierra no es del que la trabaja, la tierra es del que la posee.

Por eso digo que no sé de qué nos sorprendemos. Ya podíamos habernos sorprendido más cuando allá por 2006 un par de centenares de jornaleros se manifestaron por el título de Hija Predilecta de Andalucía que recibió una de las mayores terratenientes de España. Pero estaban solos, nadie protestó con ellos. Eso sí, ella no estuvo sola hace unos meses cuando volvió a contraer matrimonio. El pueblo la arropó y la bendijo con su presencia. Al igual que tampoco estuvo sola su hija cuando se casó con el matavacas. No, allí estuvo la gente de la calle para que la señorita se sintiera arropada.

Leer más de esta entrada

Anuncios

Un pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla

Toda España anda preocupadísima porque ya no se puede ir a 120. Parece un problema capital, de los grandes, de esos que son irrecuperables por muchos años que pasen. La brecha ya es insalvable. Y eso posiblemente fue lo que pensara Jordi Évole, más conocido por todos como el ‘Follonero’, al llevar a cabo el ‘Salvados‘ que ayer emitió ‘La Sexta‘.

Otra vez erre que erre con la Memoria Histórica.  Qúe pesados estos rojos, pensarán algunos. Pero no es así. El ‘Follonero’ se encargó de mostrar ayer esa cara que nunca vemos en los discursos políticos vacíos de unos y de otros. La cara de esos nietos y bis-nietos que no conocieron a sus familiares pero que piensan que le deben un respeto a su memoria. Gente que no busca reabrir heridas, simplemente intenta cicatrizar las que aún siguen abiertas entre los suyos.

Évole también demostró que es imposible dejar atrás todo lo sucedido hasta que no haya igual reconocimiento a todos, independientemente de vencedores o vencidos. Está claro que mientras alguien luche por enterrar a sus muertos de una forma digna no se podrá avanzar.  Lo que yo no tengo claro ni comprendo es que exista gente que se oponga rotundamente a ello.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: