Solomillo para todos

Posiblemente (es obvio que es más que posible) hoy nuestros derechos laborales se verán reducidos de una forma drástica. Muchos de los avances logrados en materia de empleo desaparecerán de un plumazo y, al parecer, sin mucho sentido porque según nuestro presidente, ese que se deja ver poco, el paro avanzará a lo largo de 2012. Pero atención, esto es aún cosa de los socialistas. Hasta 2014 el PP no se responsabiliza de nada.

Mientras tanto la población española se encuentra inmersa en el problema del siglo y posible detonante de la III Guerra Mundial: los guiñoles de Canal + Francia y su ofensa hacia el orgullo de nuestra bandera, nuestros deportistas. Cierto es que últimamente es de lo poco que podemos sentirnos orgullosos en este país, pero me da a mí que hay problemas más importantes que unos monigotes (me refiero a los guiñoles, tranquilos) cachondeándose de unos cuantos multimillonarios.

Leer más de esta entrada

Anuncios

¡Apunten. Disparen. Fuego!

No defiendo a ningún partido político porque todos me parecen lo mismo. Al final, sea PP o PSOE, sea José María Aznar o Felipe González, todos terminan viviendo a costa del personal. 80.000 euros ‘pa’ la saca al año a costa de todos y cada uno de los españoles más lo que les pagan las empresas privadas por sus magníficos currículums. A unos por terrorismo de estado y a otros por llevar países a la guerra. Pero que me desvío, que esta gente no era de lo que yo quería hablar…

El tema es que el otro día agredieron en Murcia al consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz, sobrino (bueno, hijo del primo de su mujer) del presidente de la Región de Murcia, Pedro Luis Varcarcel. Lo de que es ‘sobrino’ no tendría valor  informativo si no fuera porque los agresores armados con un puño americano (y como decía Juan Ramón Lucas esta mañana: ese artilugio se lleva para partir caras) lo asaltaron al grito de: “sobrinísimo”.

Obviamente esta agresión es inadmisible, al igual que es inadmisible cualquier agresión a cualquier ciudadano de este nuestro mundo. Y como es así hay que condenar lo sucedido y a los agresores. Pero también es inadmisible que los populares culpen a los socialistas de lo sucedido. Y quién mejor para culpar y recriminar con cara de haber comido limones que la mano derecha de los desfavorecidos, María Dolores de Cospedal. No sabemos si en esta ocasión también utilizó palestino para la ocasión pero según esta radical señora “el comportamiento virulento” de dirigentes del PSOE murciano ha creado “un clima de alteración social absolutamente impropio de una democracia”. Vamos, que prácticamente, según esta individua y su partido, en Murcia se encuentran al borde de una guerra civil.

Sigue leyendo, te prometo que no verás a de Cospedal palestino en cuello…

A %d blogueros les gusta esto: