Solomillo para todos

Posiblemente (es obvio que es más que posible) hoy nuestros derechos laborales se verán reducidos de una forma drástica. Muchos de los avances logrados en materia de empleo desaparecerán de un plumazo y, al parecer, sin mucho sentido porque según nuestro presidente, ese que se deja ver poco, el paro avanzará a lo largo de 2012. Pero atención, esto es aún cosa de los socialistas. Hasta 2014 el PP no se responsabiliza de nada.

Mientras tanto la población española se encuentra inmersa en el problema del siglo y posible detonante de la III Guerra Mundial: los guiñoles de Canal + Francia y su ofensa hacia el orgullo de nuestra bandera, nuestros deportistas. Cierto es que últimamente es de lo poco que podemos sentirnos orgullosos en este país, pero me da a mí que hay problemas más importantes que unos monigotes (me refiero a los guiñoles, tranquilos) cachondeándose de unos cuantos multimillonarios.

Leer más de esta entrada

Anuncios

La sentencia de Ramoncín o la sensibilidad de la ‘Gente de la Cultura’

“Escoria, grandísimo payaso, pedante, creído, farandulero, feo pasado por el quirófano” o “sólo siento no haber estado en el último festival que estuvo para descalabrarle”. ¿Aún no sabéis a quién van proferidas esas bellas palabras?. Pues si, es a Ramoncín. Es que resulta que ayer el Tribunal Supremo confirmó la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Madrid el pasado octubre de 2008 contra la web Alasbarricadas.org por alojar dichos ‘halagos’ hacia el cantante en uno de sus foros. Aunque los responsables de la página argumentan que no supieron de la existencia de dichos comentarios hacia el individuo en cuestión hasta que éste no los denunció la sentencia ya es firme.

Esto es una mala noticia para la comunidad bloguera ya que muy pocos se libran de no haber insultado alguna vez a Ramoncín. Que no es que esté bonito, pero es que es muy tentador y además él lo pone muy fácil. Yo por si acaso ya se lo aviso: si encuentra algún insulto hacia su persona en mi página no me demande, soy insolvente.

Todo esto viene a cuento de la sensibilidad tan alta que tienen los amigos de Ángeles Sinde pero lo poco amables y medidos que son con sus palabras hacia aquellos que le se lo han dado todo. No dudan en patear la mano que les da de comer a la primera de cambio. Algunos ejemplos.

Miguel Bose: “Desde aquí vaya mi apoyo total e incondicional a la Ley Sinde. Ya era hora. Y de paso conste mi vergüenza hacia todos aquellos políticos que intentan canjear nuestros derechos contra otros beneficios que nos lesionan profundamente. A ellos vaya mi desprecio”. Y a nosotros también.

¡Sigue leyendo, aún falta lo mejor!

A %d blogueros les gusta esto: