Una televisión única, grande y libre

Siempre lo he pensado. La memoria de algunos en España es como la de un pez. O eso o es tan selectiva que podríamos decir que es elitista. Una de la que da muestras de ello cada día es la señora María Dolores de Cospedal. La amiga de los trabajadores, palestino en cuello y puño alzado al viento. Madre mía. Es que se me pone mal cuerpo cada vez que la veo.

Pues ayer esta individua va a ‘Los desayunos de TVE‘ y le dice a una gran profesional como Ana Pastor que desde el PP se sienten muy agraviados con el trato mediático que la televisión pública le da a su partido. Pues yo no lo comprendo ya que a día de hoy esos informativos son los más plurales que se pueden ver en este país de medios de comunicación vendidos a intereses políticos y económicos.

Puede ser que esta señora no recuerde que el actual director de RTVE fue elegido por consenso de los dos grandes partidos, vamos, a gusto de ambos. Puede ser que no recuerde la sentencia del 24 de julio de 2003 en la que la Audiencia Nacional condenó, de forma histórica, a la televisión pública por “violación de los derechos fundamentales de huelga y libertad sindical a raíz de la información sobre la huelga general de 20 de junio de 2002 con Aznar presidiendo el Gobierno y Urdaci al frente de esos vergonzantes informativos.

Leer más de esta entrada

Anuncios

Sin señal

No es que me guste hablar todos los días de la misma persona pero es que este hombre se lo gana a pulso. Declaraciones rimbombantes e hilarantes. Desplantes y chulería. Ahora, llegó la censura. Claro que sí, estás en lo correcto, vuelvo a hablarte de Francisco Camps, o Paco, como lo llama Mariano Rajoy, o Presidente, como llama Paco a Mariano. Si es que es un cachondo.

Bueno. Al parecer esta guerra viene de largo. Desde que en 1986 la televisión autonómica catalana, TV3, empezara a emitir en la Comunidad que hoy dirige Camps, no ha faltado ningún día a su cita. Hoy, 18 de febrero de 2011 no hay rastro de ella en ninguna televisión  valenciana.

Este boicot a la televisión catalana debería tener dos claros condicionantes para llevarse a cabo. El económico y el político.

En el aspecto económico la Generalitat podría argumentar que en los tiempos en los que corren, de brutal competencia televisiva, de ‘belenesesteban’ y y ‘jorgejavieres’, no es competitivo tener dos televisiones autonómicas en una sola comunidad. Eso estaría bien siempre y cuando una televisión pública no estuviera concebida para generar ingresos sino para informar y dotar a los ciudadanos de unos contenidos de calidad que no aporta la televisión privada por su más que evidente falta de criterio y de escrúpulos.

Sigue leyendo, Camps aún no ha cortado la señal…

A %d blogueros les gusta esto: